Pages - Menu

16.7.12

Los infortunios de la virtud - Marqués de Sade




No es la elección que el hombre hace del vicio o la virtud la que le hace hallar la felicidad, ya que la virtud, como el vicio, no es sino un modo de conducirse en el mundo; no se trata pues, de seguir más bien al uno o la otra, no es sino cuestión de tomar la carretera general; el que se aparta de ella se equivoca siempre. En un mundo enteramente virtuoso, te aconsejaría la virtud, porque estando unidas a ellas las recompensas, la felicidad se apoyaría infaliblemente en ella; en un mundo totalmente corrompido, no te aconsejaría nunca más que el vicio. El que no sigue el camino de los demás perece inevitablemente, todo lo que encuentra a su paso le golpea y, como es el más débil, es necesariamente destrozado. 




Justine es correcta y virtuosa, todo lo hace por el bien. Su hermana Juliette prefiere probar el fácil camino de la perversión. Si bien Juliette obtiene rápidamente todo lo que quiere, a cada acto virtuoso que efectúa Justine, se le devuelve irremediablemente en un golpe de cruel destino. En esta novela, prohibida y de la que escribe varias versiones por venganza, a cada cual más explícita, el libertino marqués reflexiona sobre el crimen y la poca correspondencia de la felicidad con los actos nobles.
.
Fotografía: Miranda Lehman

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sigue a Suzy Bishop